La noche que gané el Oscar

CONTENIDO: Cartelera General, Cartelera Regional
CLASIFICACIÓN: , , .
Intérprete

.

Un sueño nos conduce a la competencia extrema por un éxito superfluo

La Noche que gané el Oscar, un tránsito por los deseos y el femicidio.
Categoría: Crítica de Teatro gestual
Escrito por Pamela Lagos

La obra de danza- teatro contiene elementos de Performance y Teatro Brechtiano que narran la cruda realidad de la búsqueda del éxito y la competencia que existe en el arte, como también no deja de excluir el tema de la violencia hacia la mujer y el femicidio, abordados ya anteriormente en otras propuestas por la directora. El elenco está conformado por Pelusa Trincado, Francisca de Petris, Paulina Paullets, Romina Rojas y Vicky Larraín
Dentro del lenguaje escénico podemos ver premisas de movimiento como el poder, la competencia, el ideal de belleza, la rivalidad entre estas féminas por alcanzar el anhelado premio y ser la más bella. Esto, porque las intérpretes realizan un desfile donde se visualiza los cánones de belleza femenina instalados en la sociedad con cuerpos voluptuosos, está la rubia, morena, trigueña, pelo corto, pelo largo, pelo liso, y la mirada hacia Hollywood como ícono del deseo que nos la da la música ochentera de películas estadounidenses. Las intérpretes realizan una aguda crítica a la belleza plástica impuesta por Estados Unidos hacia Latinoamérica y/o al sueño latino de triunfar en USA.

La historia retoma la violencia contra la mujer de un texto que denota el trato muchas veces grosero de los hombres hacia las mujeres donde ven sólo el cuerpo como un objeto.
Se desarrolla muchísimo más este tema cuando el personaje de la novia, interpretada por Romina Rojas, cuyo vestido blanco incluye una simbología recargada de numerosos elementos con campanitas y crucifijos que suenan al ejecutar sus movimientos, representando las campanas nupciales y la ilusión de una mujer por casarse. Estas cruces representan todo el sacrificio que le conlleva ese matrimonio con aquel hombre hasta la muerte. Francisca De Petris que envuelve a todos los personajes en una gran mancha negra de telas para luego transformarse en un pájaro en una canción hermosa que nada más queda que transmutar y volar, pues ya están todas las mujeres atrás del escenario cubiertas con un largo tul de novia con flores rosadas, moradas y rojas, colores de un romanticismo ficticio.

La pieza transita por variadas emociones, los intérpretes están alertos, totalmente precisos, ni más ni menos, ya que a través de su cuerpo y su rostro totalmente expresionista sumergen al espectador en esta historia de fantasías, sueños y deseos. El cuerpo de los bailarines tiene peso y sonido, jadea, respira, cae, se escucha el caminar, revelando un cuerpo presente y real. Cada cuadro vislumbra sensaciones por alcanzar esos ideales y sueños perfectos que conllevan al éxito, que pareciera que el fracaso y la frustración no tienen cabida.

INVITAR / COMPARTIRShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
CONTENIDO: Cartelera General, Cartelera Regional
CLASIFICACIÓN: , , .

Comparte tu opinión acerca de esta obra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*